martes, 13 de mayo de 2008

Expediente X (1993-2002)


'Expediente X' es una serie que puede pasar de ser rompedora a quedarse anticuada en tiempo récord. Y eso le pasa porque es una serie llena de dualidades. No, no me voy a poner estupendo con el análisis. Pero sí quiero reflejar que por cada persona que cree que este serie fue una maravilla de genio e inventiva hay otra que piensa que es una chorrada como un campanu de grande, y que los fans devotos (o 'x-philes', algo así como 'equisófilos') estaban bastante pasados de rosca. Y creo que las dos visiones son válidas, de ahí lo de la dualidad.

Los propios creadores dividieron los episodios en dos tipos: 'mythology', donde había una conspiración principal sobre OVNIs y la participación del gobierno en ella, y los casos sueltos que duraban un solo episodio a cuyo final quedaba resuelto (o no). Estos tenían que ver con OVNIs a veces, pero la mayoría eran sobre otras cosas 'equis', es decir, inexplicadas, y la gente los llamó 'monster-of-the-week episodes': poderes paranormales, mutaciones y otros casos raros. Mucha gente dice que los que valen son los primeros y que los otros son de usar y tirar. Hay otros, sobre todo después de la sexta temporada, que piensan al revés, que son los 'stand-alones' los que están mayormente bien, porque van a lo que van, y algunos son muy efectivos como historias de miedo o suspense, pero que la conspiración del gobierno es una ida de olla cada vez mayor de la que los guionistas no saben ni como salir.

Antes o después de la quinta temporada es otra dicotomía. Supongo que el plan original era que todo se resolviera en una película espectacular en pantalla grande tras cinco temporadas de vueltas de tuerca, pero el tirón económico de la serie debió ser tan grande que no se pudieron resistir a alargarla aún más, con lo cual la película no resuelve nada, y ni siquiera es uno de los mejores episodios de la serie. Aparte, ni David Duchovny ni Gillian Anderson tenían pinta de convertirse en estrellas de cine, así que no se iban a fugar. Duchovny lo intentó, desapareciendo meses enteros de la serie, como lo haría su agente Mulder en casos extremos, pero ni aún así. De forma que las cuatro últimas temporadas son un quiero y no puedo que a veces da un poco de pena ver. A pesar de que Robert Patrick fue un gran fichaje, dan ganas de decirles dejadlo ya, venga.

Así que al final ha acabado dejando un poso un tanto raro, y la dicotomía final es la que dije al principio: rompedora contra no supieron cuándo dejarlo. Hay episodios e incluso temporadas casi enteras espléndidas, donde a uno le dan casi ganas de que toda la pamema esta sea verdad y que Mulder triunfe sobre el mal, la ignorancia y el cáncer de pulmón (por ejemplo, el trío de episodios del secuestro de Scully es una gozada, y en general toda la conspiración hasta la película), hay otros sueltos que funcionan muy bien para dar canguelo, e incluso dos o tres humorísticos que son una partida de eje. Lo de la tensión sexual entre los protas a mí la verdad es que no me parece ni tanto ni tan poco. Por un lado acaba pareciendo lógica en dos personas que pasan por tanto juntos, pero tampoco es para derretirse. Vamos, que me parecía más de cotilleo de colegio que otra cosa el que la gente se anduviera preguntando si ya se acostaron o no. Pandamarujas, hombre. Salid más.
Por otra parte, tiene mucha morralla y mucha cosa hecha 'porque no lo habiamos hecho ya'. La exigencia de 22 episodios por temporada era demasiada, y supongo que ahora va a acabar como escarmiento para productores futuros.

5 comentarios:

Sirenita dijo...

Pues yo no creo en esas chorradillas de ovnis, pero a mi la serie me encantaba:)

Y sobre todo por Scully, porque en principio querían en la serie a una agente rubia y explosiva, super sexy, y luego, esta pelirroja sobria consiguió ser una de las mujeres más sexies de la Tv sin quitarse la gabardina.

:)


Kiss! R.

Rogorn dijo...

No, si you tengo las nueve temporadas en dvd más la peli, jeje. El pack de la segunda temporada fue el primer dvd que me compré en la vida, antes incluso de tener reproductor. Los veía en casa de un colega mientras me mudaba y buscaba un aparato decente.

Scully acabó siendo el alma de la serie aún más que Mulder. Supongo que Gillian Anderson no se la podrá sacar de encima nunca.

Gracias, S.

Albe dijo...

Soporiiiiíferaaaaa

no podía con ella,lo reconozco!

Rogorn dijo...

Juas. Dos respuestas, dos opiniones contrapuestas. Va a ser verdad lo de la dualidad. Y sin haberlo deseado, me han salido dos pareados.

Gracias, Doc.

Lenka dijo...

Sólo vi un capítulo en toda mi vida. Nunca me llamó la atención, sinceramente. Mulder me pareció un infantil medio lelo y la Scully una aburrida sosísima. De su tensión sexual no sé nada, no me pegan ni con cola ni les veo la menor química. Y el tema de los OVNIS y el rollo paranormal, se lo dejo a los de la Rosa, que lo hacen mejor y más entretenido. Y sin tanta zarandaja.

Besos, Hereje. Nos vemos en breve!!